18 de noviembre de 2011

Samuel "El monstruo humano" II

Pasaron varios días y semanas, y no podía localizar a Samuel, yo caminaba por el barrio donde usualmente frecuenciava pero no lo veía. Pasaron 2 meses cuando pude localizarlo, y le pregunte donde ha estado, Samuel me contestó; - He estado moviéndome de lugar para no ser tan notorio en el barrio. Ya sabe mi trabajo es la maldad, la droga, el sexo, y matar las a la gentes por dinero, ese es mi trabajo y por esa razón tu no me veía en este barrio durante las ultimas semanas. Samuel me preguntó, cuál es el interés de buscarme y hablarme de tu Dios? Yo le respondí, Dios quiere tratar contigo  Él  quiere librarte de este mundo. -Samuel contestó, yo no necesito a tu Dios para que me libre de este mundo. Lo que yo hago me gusta lo vivo y lo disfruto al máximo. Yo respondí con un WOW. Al notarlo veo una cicatriz en su brazo izquierdo en proceso de cicatrización. Me pareció muy profunda la herida de su brazo izquierdo. De momento le sigo hablando de la palabra de Dios, hablándole del plan de Salvación y de lo bueno que es seguir a Cristo.

Le preguntaba que pasaría si en un día de esto te visita la muerte, y no te de tiempo para aceptar a Cristo como tu único Salvador. Yo le decía. Jesús declaró, “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente” (Juan 11:25-26). Samuel me respondió, -Yo se que no estoy bien, y que hago muchas cosa mala en esta vida. Pero una cosa te digo yo me iré a un lugar en el infierno hacer lo mismo que hago en este mundo y estaré muy bien allá con mis amigos y enemigos jugando Domino, jaja. Yo le respondí. La Biblia describe el infierno como un lugar aterrador y horrible. El infierno se describe como "fuego eterno" (Mateo 25:41), "fuego que nunca se apagará" (Mateo 3:12), "vergüenza y confusión perpetua" (Daniel 12:2), un lugar donde "el fuego nunca se apaga" (Marcos 9:44-49), y "eterna perdición" (2 Tesalonicenses 1:9). Apocalipsis 20:10 describe el infierno como un "lago de fuego y azufre", donde los malos son "atormentados día y noche por los siglos de los siglos" (Apocalipsis 20:10). Obviamente, el infierno es un lugar que debemos evitar Samuel, creo que no jugaras Domino en ese lugar.

Mientra le hablaba noté en el un temor que de momento me dijo. La verdad que no me gustaría ir para ese lugar "cristianito" me dijo en forma de broma. Yo le respondí Samuel, te gustaría cambiar de vida y ser un hombre de bien para la sociedad, Cristo es la solución, tu no puedes cambiar por tu misma fuerzas, la fuerzas tuya son muy débil. Tu alma necesita a Jesús como tu único Salvador personal. Cuando tu abre tu corazón al Señor EL te sanará, te perdonará todo tus pecados y te transformará en una nueva criatura en Jesucristo. Dios nos invita a recibir a Jesucristo como Salvador, aceptando su muerte como el pago completo y justo por nuestros pecados. Dios promete que todo el que cree en Jesús (Juan 3:16), confiando en Él solamente como el Salvador (Juan 14:6), será salvo, es decir, no ir al infierno. Samuel, lo noto muy pensativo y inseguro. Samuel me pregunto y qué debo hacer para que Cristo, este en mi vida y me cambie. Yo le respondí solamente tu me dice si esta seguro que Él sea el centro de tu vida. Samuel me respondió.... Continuará....

Leer las partes siguientes: Samuel "El monstruo humano" I • Samuel "El monstruo humano" II • Samuel "El monstruo humano" III • Samuel "El monstruo humano" IV • Samuel "El monstruo humano" V

Dios te bendiga IGLESIA :)


Esta historia es propiedad de Téudy M. Fernández, se reserva el derecho de autor. Permitido publicarse con fine de predicar la palabra de Dios, siempre dándole el crédito al autor y lugar donde fue tomada. Prohibido su reproducción confine de venta.